Manual de Sensatez

Pin, Pon, Pun, y Trol

A post shared by Luis Neira (@lramosneira) on

¡Qué vida, qué vida!

Desde Semana Santa (de 2014, que aún no sé cuándo publicaré) queriendo poner cuatro palabritas y una fotocomposición tontil…

Hubo una época en que alguno habría pensado que era oportunismo, ante los acontecimientos de aquel momento. Alguno incluso pensará que es estrategia comercial de su editora. Sobre todo, si eres de esos últimos, date por insultado un ratito y dedícate a otra cosa.

Iba a titular el post “Manual de Sentido Común“, pero al acabar de leer el libro, llegué a la cubierta de delante (no preguntes cómo empiezo a leer yo los libros, es la falta de práctica quizás, ¿vale?), y resulta que ese #concepto ya estaba pillado.

Pero eso: sensatez, para las cosas de cada día, para las que nuestras mamás no tenían manual Merck, ni Google, ni médico del igualatorio el fin de semana, y muy probablemente tampoco hospital a mano. A eso apela en doscientas páginas Jesús, El Médico de mi hijo (bueno, de los míos no, conste, pero hubiera podido ser el de mis sobrinos).

Que se lee de un tirón, y tiene respuesta al 70% de las preguntas que tuve en mi examen de Pediatría I, pues a fin de cuentas, la Medicina en la mayor parte de ocasiones no se trata más que de aplicar sentido común, o de esperar a que la Naturaleza siga su curso, ahora encima que dicen en el BMJ que no es una semana, que son quince días, con lo cual da tiempo a empalmar una con la siguiente…

A veces he pensado enlazar mi “revisión bibliográfica” con lo que tanto ilusiona al autor, como es el maravilloso grupo de Facebook, donde las marujas a veces insultamos a los profesionales, o algo así. Pero afortunadamente queda menos para el apocalipsis. Estoy seguro de que, tarde o temprano, el grupo pasará a mejor vida, pero el libro seguirá siendo útil. El grupo… en fin. 😉

Y aunque cueste creerlo a algunos, el sentido común que propugna el libro casa muy bien con la Ciencia, pero muy poco con las fórmulas mágicas. Un nene NORMAL va a tener mocos (como ya dijo Cæteris aquí, ¡ejém!),  muchos mocos, cera en las orejas, manchas en la piel y cacas de todos los colores, andares extraños, arritmias, soplos, más mocos, incluso manchas de caca de todos los colores SOBRE la piel y los mocos. El nene normal va a tener que aprender a contener virus para los que no hay vacuna con sus propios medios, necesita comer de todo sin glicimemeces bajas en tontoctosa o diluidas a la enésima potencia de beneficio empresarial en agua azucarada…

Querido papá, querida mamá: no compres este libro si esperas que tu hijo sea perfecto, y crees que te va a dejar en el pañal el regalito del mismo color y peso todos los días y a la misma hora, que no va a tener fiebre, y que va a deletrear “infraestructura” sin tartamudear a la precoz edad de sesenta años meses. Tu hijo no va a ser perfecto, porque es como tú: O sea, es NORMAL, y lo NORMAL es la variación, el perder el sueño hasta que vayan a la mili, el ir alguna vez a urgencias a por una nebulización, y el pasarlas canutas pensando que el termómetro está mal, o que no sabes si le diste la dosis de karachutamol del peso partido por cuatro, o la de mirilprofeno por la raíz cuadrada del ascendente en Virgo. Enhorabuena, eres papá o mamá, ojalá que por el resto de tu vida; no te deseo nada que no quiera para mí mismo, ojo…

Y al llegar a leer los agradecimientos del libro (fue después de la portada, pero tampoco lo último… insisto, ¡no preguntes!), ¿no va el autor y me agradece la colaboración? Y además me nombra como los amigos, por el apellido de mi madre, que el de mi padre es para cosas serias, pero el otro es para los amigos y las cosas importantes…

– ¡Mamá, oye! ¡Que soy coautor! Sí, de una cosa de ser padres, y tal…

Conflicto de intereses: Conocí a Jesús (el autor, el de los “piriódicos“) en el II Congreso de la Blogosfera Sanitaria, donde  yo era voluntario del comité organizador, y él apareció como im-ponente. Después, se vino un día a mi ex-casa a tomar cerveza, y no recuerdo cuántas se tomó.

Pero ya me debe unas cuantas.

Foto: Pin, Pon, Pun y Trol. Visto en redes sociales.

PD: Recuerdos a Manolito, que se le echa de menos; ahora, un pequeño mensaje de nuestro patrocinador…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Atención Primaria, Blogs, Vocación profesional y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s