Sin miedo: El Salmón Noruego

Genial, amiga Rosa, la cobertura de la Semana Europea de la e-Salud que has hecho desde Copenhague esta semana. Simplemente genial.
 
Has contado muchas cosas interesantes, muchas que parecen de un futuro que no sabemos si llegará, otras de realidades ya sorprendentes.
 
Pero lo que más me ha gustado, sin duda, es descubrir gracias a ti la iniciativa de la Dirección General de Salud Noruega sobre indicadores de Calidad Asistencial.
 
Envidia sana es lo primero que he sentido. Recordando los esfuerzos de la gente de Quique Bernal por conseguir algo mucho menos comprometido, cual son datos para uso exclusivamente técnico sobre variaciones en la práctica clínica, para poder promover las mejores prácticas y reducir esa dichosa variabilidad. Y van los comedores de salmón (y de ballenas), y hacen públicos sus motivos de orgullo (o sea, que también sus vergüenzas). Cosa que aquí, cuando sucede, lo más que sirve es para tirar de sensacionalismo, o al menos, eso es lo que parece. Quizás por eso algunos se ofrecen a salir en la foto siempre que la comparación no establezca un ranking; claro, para que haya un mejor, tiene que haber un peor también.
 
Sólo conozco el caso de Cataluña que haya colocado accesible a todo el público la información relativa a los números de todos sus hospitales, de los que se puede saber, viendo los “buenos”, quienes salen peor en la foto. Queda manifiesta mi ignorancia si resulta que por aquí tenemos más ejemplos similares: “el hospital que destaca por encima de la media en supervivencia de tratamientos de infartos agudos de miocardio es el XX.YY, mientras que el ZZ.TT tiene una supervivencia significativamente inferior a la media”. Los admirados por todos también publican sus datos, al menos uno a uno. No me he molestado en buscar si tienen así de accesible un agregado similar, aunque está claro que esa información llega donde tiene que llegar y se puede utilizar para tomar decisiones al respecto, como ya comentó Máñez en su día.
 
Parte de la leyenda del Salmón y las propiedades que adquiere como valioso manjar vienen dados de nadar a contracorriente para desovar. Yo confío en que este tipo de ejemplos sean cada vez más habituales, y que a los que optan por la transparencia no se les quede cara de besugos por la mala interpretación de lo que presentan, o la mala intención de quien extraiga un dato con interés en hacer daño.
 
Sí, la música es del primer grupo que repite en el Blog, la razón obvia.
 
 
Escrito en mayo de 2012, quedó pendiente de publicación por fuerza mayor.
Imagen: mardenoruega.es. Sin ninguna filiación con el autor.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sanidad y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s