Bendita privada

¿Privadas?

Vaya por delante que, al contrario que Disparibus, yo de gestora tengo lo que un un perol de atascaburras de laxante. De tal modo que la opinión que aquí vierto es eso, una opinión, y las impresiones que saco de mi vida de mariposa: hoy aquí, mañana allá, de los dos lados de la pista de tenis y recibiendo la pelota de todas partes. No intentéis buscar trasfondo político porque yo sé tanto de política como las cabritillas de Heidi. Me importa que se trabaje bien y que se repartan eficientemente los recursos (¿he dicho eficientemente? ¿Eso no es un palabro de gestores??).

Bendita privada. Habrá quien aún se esté frotando los ojos pero lo vais a entender enseguida. Tanto en educación como en sanidad, los presupuestos salen del bolsillo de todos. Hasta ahí creo que lo he entendido bien y tenemos que estar todos de acuerdo.

Sin embargo, algunas almas caritativas, más o menos adineradas –y no necesariamente adineradas porque nos sorprendería saber quién llega a tener una sociedad o quién se priva hasta de comer para llevar a sus hijos a “colegio de pago”- nos ceden amablemente ‘su plaza’ o ‘su pellizco de presupuesto’ y se pagan aparte la suya, porque obviamente no van al funcionario de turno y le dicen “A mí me deja de deducir de los impuestos la parte correspondiente a sanidad/educación”.

Yo les haría un monumento.

Lo cual no les quita el derecho a disfrutar de la pública cuando precisen, ya que siguen pagando sus impuestos. Me pongo por ejemplo, para no tirar del ejemplo ajeno manipulable: cuando iba a tener a mi hija la mayor yo tenía DOS seguros (el mío y el de mis padres). Rotando por Gine en un centro de Especialidades del Área 7, en una pausa rodeada por varios compañeros obstetras, les pregunté en qué chachihospi me recomendaban dar a luz. Todos a coro se volvieron hacia mí: ¡EL CLINICO!. Me quedé cortada… pero menos mal que hice caso. Efectivamente , las cosas importantes… no hay duda. Otra cosa es que un especialista te pueda atender de la noche a la mañana, que en un día de ingreso te hagan 5 pruebas…

Es que imaginaos que todos los que se tratan en la privada se fueran “derrepente” a la pública. Tienen derecho, a fin de cuentas.  Sería la hecatombe, el crack de las listas de espera, la tsunami de las urgencias. Y os aseguro que los médicos ganan menos, no hay plazas (¿de garaje?) en propiedad ni privilegios varios. Así que no me extraña que sean más productivos: si no curras, amonestación, y con dos amarillas, al banquillo. Al erario público le sale más barato contratar lista de espera con ellos que esperar que su personal acabe con la lista.

En cuanto a la educación… pues lo mismo. Cerrad los ojos y poned el escenario de todos esos niños uniformados, de privados y concertados, metidos en los ya saturados colegios e institutos públicos. La opción sería que las Consejerías COMPRARAN esos colegios = €, ¿no? Y que hicieran estatutarios a esos profesores, ¿no? (de nuevo a palmar pasta). Yo he trabajado 4 años en un colegio concertado y os aseguro que hacían encaje de bolillos con el presupuesto, sacando de aquí y allá, incluso teniendo a su doctora como arma recaudatoria. Presupuesto que sale, por supuesto, de los impuestos de los padres de los niños, padres que además pagan pluses y pluses…. Los privados 100% incluso generan riqueza con los puestos de trabajo, actividades, instalaciones… pagados 100% por los padres (además de pagar impuestos a mansalva porque estos sí que tienen pasta)… vamos, que si como “aliciente” a que lleven a los nenes a un privado les desgravan el uniforme… ¡Ojalá tuviera yo suficiente para que me desgravaran de uno de esos! (Y así dejar el hueco libre en uno público, mirad que sois, que habiendo hueco…)

Y esta es mi visión. No sé si se nota que no me atrae para nada la idea de un puesto fijo para toda la vida (sobre todo cuando encima hay gente que no pisa por él), que lo que quiero es que haya de todo para todos y que “La privada” colabora, a veces sin que nos demos cuenta, a que la pública funcione mejor y gaste menos.

Por eso no me gusta que se demonicen las cosas (ni siquiera los mocos).

Todos tenemos nuestro hueco en la sociedad. Bendita privada.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Gasto Sanitario, Management y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Bendita privada

  1. Tienes toda, toda la razón. Y lo dice alguien que, trabajando en la sanidad privada, defiende la sanidad y la educación pública, gratuita y de calidad, para todos. Pero eso no quiere decir que haya que estigmatizar a la sanidad y la educación privadas que también cumplen su función. Demasiadas veces se confunde defender lo público con desprestigiar y perseguir lo privado.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s