Soy un exquisito

En el tiempo que estoy tardando en escribir esta entrada. En el tiempo que tardas en leerlo. Incluso aunque cuente el transcurrir de toda mi vida profesional junta, o la tuya, o la tuya y la de todos los tuyos sumada*.

En cualquiera de esos tiempos, por grande que parezca, por grande que fuera yo o seáis vosotros, no llegaré, ni llegaremos a contribuir a salvar tantas vidas como la más pequeña de las industrias farmacéuticas del mundo.

A algunos parece costarles llegar a un reconocimiento así de simple, no sé si se lo prohíben su cabal conocimiento, su creencia, sus convicciones, o su Partido, o su terapeuta. Propongo iniciar las frases con el título de este comentario surrealista, a modo de clave, para entendernos, you know…

Un ejemplo práctico:

«Entonces, partiendo de la base de que soy un exquisito, ahora sí, podemos hablar de unidades Montevideo, de errores mortales que el miedo o la avaricia han querido tapar, de pérdida de foco, de presión más o menos desmedida.

Aunque el caso es que hoy no me apetece

(*) No, no he buscado ni aporto más evidencia para enunciar esa afirmación que el propio sentido común.

Conflicto de intereses 1: Una vez, un laboratorio que elaboraba iCOX-2 me invitó a una cena, pero les engañé, a los diez días colgué el fonendo y no he vuelto a prescribir nada. Otra vez fui de gañote a una cena dans un résto sympa “aquí, en Madrid”, por ser marido de… Nos presentaron un IRSN del que no recuerdo el nombre. ¡Ah sí! Y tengo al lado del PC un boli que pone “Termalgín 1g sobres”, pero que no escribe, se ve que los niños han roto el muelle.

Conflicto de intereses 2: El video que nos ameniza hoy trae su propio anuncio, cosas de la discográfica, a mí todavía no me han contactado para repartir beneficios, ni la empresa que utilizó la cancioncita en sus anuncios. Vamos que esto tampoco me saca de pobre, tendré que seguir echando el cupón… ¡ups! ¡Exquisito!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Gasto Sanitario, Sanidad. Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a Soy un exquisito

  1. Javier Padilla dijo:

    Entonces, partiendo de la base de que soy un exquisito, me pregunto ¿a partir de cuántas “vidas salvadas” (mesiánico concepto) se puede permitir el lujo uno de vulnerar la ley mientras la humanidad le palmea la espalda?.

    Entonces, partiendo de la base de que soy un exquisito manifiesto que yo también quiero una blogosfera libre de simplezas, como la de pensar que la gente que aboga(mos) por la transparencia en las relaciones médico-industria (lo que incluye a gestores, calidólogos et al… así como no sólo a la industria farmacéutica atañe) lo que estamos es en contra de la industria… esta simpleza está tan presente que cada argumento pro-transparencia se sigue de un “sí, la I.F. es imprescindible y blablabla fármacos, blablabla “innovación”, blablabla contribución a la mejora en la calidad de vida blablabla” como si de un mantra se tratara.

    Entonces, partiendo de la base de que soy un exquisito, te agradezco el enlace desde el blog… paradójico que la misma asociación que ha dado origen a Farmacriticxs unos años antes caminara desde posturas tan lejanas…

    Un saludo,… un exquisito saludo.
    Javi Padilla
    MIR 4año MFyC.
    Sevilla

    Me gusta

  2. disparibus dijo:

    Bienvenido a mi espacio de llevar la contraria, encantado y agradecido de recibir tus comentarios, me hubiera gustado saludarte personalmente en #2CBS después de tu presentación, pero tuve que salir corriendo al acabar.
    Si por exquisito se va a entender “cínico” o “hipócrita”, voy a intentar no usar el adjetivo al responderte. Es problema mío, he pensado en algo así al ir a escribir “un exquisito abrazo”, y no quiero que se entienda mal. El abrazo es sincero, disculpa.
    Los hechos son siempre los hechos, Javier. Si son contrarios a Normas (legales, deontológicas…) se persiguen y se sancionan, si nos parecen inmorales (aunque la moralidad es un concepto más relativo), se denuncian y se propone un modelo mejor. Eso tiene que quedar fuera de toda duda. Las intenciones (sobre todo sin son las de otros) son muy difíciles de valorar y atinar, por mucho ojo clínico que se tenga.
    Supongo que la edad calma algunos ímpetus a veces (tampoco me veo tan mayor de todos modos ;)), pero lo fundamental del mensaje lo compartimos tú y yo, y una gran mayoría de globosféricos. Nunca habrá acuerdo total; el matiz y la pluralidad es riqueza, lo que no aportaría sería el conflicto: Una postura que cierra ojos, oidos, o páginas, o niega presencia en eventos, define a quien la ejerce: será muy digno, pero no construye.
    Es cierto, vivimos tristemente rodeados de blablabla, “los beneficios inmorales de blablabla”, la dictadura de los mercblablabla”… Nunca nuestra sociedad tuvo más normativas, controles ni regulaciones. El problema no es (sólo) abuso de las libertades existentes por quienes estamos en situación de ventaja sobre los desfavorecidos y la masa callada; es también problema de malas normativas, malos controles, malos reguladores… En todas partes cuecen mantras, la escepticemia, simplemente, te dice ante todo que “los míos no tienen por qué ser los mejores”, por eso hay que ser exquisitos, doctor, por eso, no por cinismo ni hipocresía.
    Ah, y volviendo del revés cual calcetín el mantra del post: Considero que iniciativas y personas como Farmacritix realizan una labor imprescindible para mantener una relación equilibrada y necesaria entre todos los actores imprescindibles y necesarios para producir Salud. Si bien, Farmacritix no ha sido creado por una asociación, sino por las personas que encontraron en esa asociación lo que sus fundadores crearon: un foro donde tuvieran cabida todas las iniciativas que quisiera aportar cualquier estudiante de Medicina.
    Todas Javier, todas. Y cualquiera.
    Otro abrazo para ti, y hay que solucionar eso de habernos visto sólo de lejos.
    Disparibus
    MD – MPH – MOH – MHA, CandPhD

    Me gusta

  3. Javier Padilla dijo:

    Sólo un matiz… cuando dices “o niega presencia en eventos”… es que eso es un tema Muy Importante… no negamos la presencia de la industria farmacéutica en estos eventos… lo que negamos es que tenga que ser nuestro chulo…
    Decía alguien hace poco en twitter retransmitiendo una reunión de Farmaindustria (o algo parecido) “la industria s´ólo está allí donde paga”, a lo que yo contesté “en las jornadas Farmacriticxs siembre ha habido representación de la industria y nunca han ido pagando”…

    …no negamos presencia ni voz… de hecho, personalmente, creo que si la industria va sin pagar seguramente los argumentarios puedan ser más libres por todas las partes…

    un saludo
    Javi

    Me gusta

  4. disparibus dijo:

    Bueno, también se puede negar la presencia propia, o cuestionar si otros deben o pueden participar, o democráticamente impedir (oxímoron) la participación… hay más variantes que en Los Aceituneros (chiste vallisoletano, disculpa), hay más actitudes que la propia, te contestaba a ti, pero no todo era de aplicación directa y personal.

    Me gusta

  5. Perdón por el comentario previo, error técnico…

    Nuestro comentario:

    Nos parece que el argumento es bastante tramposo…

    La industria farmacéutica es un negocio legítimo (en el actual orden
    de las cosas) que fabrica medicamentos (los cuales deben salvar vidas
    o, al menos aliviar padecimientos) por un beneficio (más que
    cuantioso).

    No creemos que haya que estarles agradecidos por hacer eso, porque ya
    cobran buen dinero público por hacerlo.

    Nosotros, personalmente, no esperamos de nuestros pacientes
    agradecimiento extra por nuestro trabajo, porque ya cobramos del
    Estado por hacerlo. Y no estamos agradecidos a Ferrovial por construir
    nuestra casa, porque bien que la pagamos.

    Las empresas farmacéuticas tienen un fin socialmente útil, del que
    sacan un beneficio.

    Igual que las empresas constructoras, por ejemplo, tienen un fin
    socialmente útil, del que sacan un beneficio (al menos, hasta que la
    búrbuja inmobiliaria nos explotó en las narices).

    El problema es cuando la industria farmacéutica, por aumentar sus
    beneficios, publica estudios sesgados, ocultra estudios no favorables,
    oculta información de potenciales peligros derivados de la
    prescripción de sus productos, soborna sutilmente médicos (que son tan
    listos que creen estar aprovechándose de la industria sin que ésta se
    dé cuenta) y eso, por no hablar de escándalos como los atribuidos a
    Pfizer en Nigeria o cosas similares (ver médicocrítico hace un par de
    entradas…).

    Igual que el problema con las constructoras (gracias a las cuales
    tenemos casas, también es muy de agradecer) es cuando sobornan a
    políticos para conseguir concesiones, o cuando construyen mal por
    abaratar costes…

    La industria farmacéutica no es ni buena ni mala. Es un negocio. Y,
    como todos los negocios, se puede hacer limpia y éticamente o de otra
    manera. Y nos parece que, en el caso que nos ocupa, se hace más bien
    de otra manera.

    Bueno, ya nos hemos quedado a gusto.

    Saludos.

    Jose Valdecasas
    Amaia Vispe

    http://www.postpsiquiatria.blogspot.com

    Me gusta

  6. Nos parece que el argumento es bastante tramposo…

    La industria farmacéutica es un negocio legítimo (en el actual orden
    de las cosas) que fabrica medicamentos (los cuales deben salvar vidas
    o, al menos aliviar padecimientos) por un beneficio (más que
    cuantioso).

    No creemos que haya que estarles agradecidos por hacer eso, porque ya
    cobran buen dinero público por hacerlo.

    Nosotros, personalmente, no esperamos de nuestros pacientes
    agradecimiento extra por nuestro trabajo, porque ya cobramos del
    Estado por hacerlo. Y no estamos agradecidos a Ferrovial por construir
    nuestra casa, porque bien que la pagamos.

    Las empresas farmacéuticas tienen un fin socialmente útil, del que
    sacan un beneficio.

    Igual que las empresas constructoras, por ejemplo, tienen un fin
    socialmente útil, del que sacan un beneficio (al menos, hasta que la
    búrbuja inmobiliaria nos explotó en las narices).

    El problema es cuando la industria farmacéutica, por aumentar sus
    beneficios, publica estudios sesgados, ocultra estudios no favorables,
    oculta información de potenciales peligros derivados de la
    prescripción de sus productos, soborna sutilmente médicos (que son tan
    listos que creen estar aprovechándose de la industria sin que ésta se
    dé cuenta) y eso, por no hablar de escándalos como los atribuidos a
    Pfizer en Nigeria o cosas similares (ver médicocrítico hace un par de
    entradas…).

    Igual que el problema con las constructoras (gracias a las cuales
    tenemos casas, también es muy de agradecer) es cuando sobornan a
    políticos para conseguir concesiones, o cuando construyen mal por
    abaratar costes…

    La industria farmacéutica no es ni buena ni mala. Es un negocio. Y,
    como todos los negocios, se puede hacer limpia y éticamente o de otra
    manera. Y nos parece que, en el caso que nos ocupa, se hace más bien
    de otra manera.

    Bueno, ya nos hemos quedado a gusto.

    Un abrazo.

    Jose Valdecasas
    Amaia Vispe

    http://www.postpsiquiatria.blogspot.com

    Me gusta

  7. Julian dijo:

    mi mas sincera enhorabuena disparibus, eres de ese pequeño grupo con el que la IF tira el dinero en merchandising, ya quisiera para mi esa habilidad tuya para distanciarme de los tentaculos de la interfecta y poder psicomasturbarme en el metro pensando en cuanto me aprovechare el miercoles de la gachi de astrazeneca que me trae los laser-linterna.

    lo que no me explico es como no se han cansado ya de tanto pensamiento critico y evidencia, si fuera yo, no te volvia a dar un boli ni con cuerda.

    mi reino por la mitad de tu cientificismo.

    Me gusta

  8. Julian dijo:

    pensaba ahora, saliente de guardia (¿te crees que ni un solo segundo pude dormir?) con la boca pastosa, que no se por que me quejo. fijate si la IF confia en sus productos que sin ir mas lejos, el viernes pasado, Novartis, antes de una actualizacion en diabetes con LEVEMIR® Y NOVORAPID® de fondo en las diapos de ese despampanante .ppt, monto en la mesa de centro de mi servicio un catering de desayuno -como ¿extrañamente? acostumbran a hace por ahi- con los que segun me dijeron fueron los mejores croissants con almendras del mundo. ¿funciona? ¡claro, si no lo crees, pruébalo gratis!

    es gracioso el parecido con el marketing de los cuchillos Ginzu.

    Me gusta

    • disparibus dijo:

      Bienvenido Julián, espero que la guardia fuera soportable, creo recordar que buenas, buenas, mejor era no reconocer que las hubiera.
      Desayunos así los conocí de estudiante en una rotación en NY… interesante cómo mis residentes sabían a qué hora quedaban los mejores restos de catering de las sesiones de otros, cuando acababa la nuestra… imprescindible en economías de supervivencia.
      Espero sinceramente, Julián, que no acabaras muy “salido” de guardia, y gracias por los halagos, que tomo por sinceros, si no lo son, o te dominan las ideaciones lúbricas, lo mejor es perder la timidez y decírselo a la gachí de AZ, lo peor que puede pasar es ke ti apinen…

      Me gusta

  9. El otro día intenté dejar un comentario a tu entrada, pero el sistema (o mi ordenador) no me dejaron y de ahí la “f” ésa que quedó atascada.

    Finalmente, el comentario que iba a hacer, acabó convirtiéndose en una entrada en mi blog, que te adjunto por si pudiera interesarte:

    http://postpsiquiatria.blogspot.com/2011/07/prescripcion-por-principio-activo-y.html

    Un saludo.

    Me gusta

    • disparibus dijo:

      Hola José, gracias por pasarte, soy algo nuevo en esto, y a veces no me reconoce ni a mí. Interesante post, que intentaré seguir en la medida que en mi ya escaso tiempo siempre quiero seguir aprendiendo…
      Revelador el párrafo en que admites que la IF “es un negocio legítimo (en el actual orden de cosas)” (sic), parece querer decir mucho más de lo que dice.
      Como comentaba a Javier, hay hechos y morales, y de las segundas hay que proponer otras mejores para ser convincente.
      No sé si pretendes un orden de cosas distinto al actual sin IF o directamente sin enfermedades, ya puestos, “soyons réalistes”, amigo, y cuenta conmigo si es para lo segundo…
      Y para hablar en serio, cuando quieras también

      Me gusta

      • Ni pretendo ni dejo de pretender un orden distinto al actual. Nos limitamos a describir el estado de cosas: la industria farmacéutica es un negocio, en principio, legítimo que, en nuestra opinión, muchas veces usa métodos inmorales o incluso ilegales (como atestigüan diversas multas que han sido impuestas a distintas empresas). Y los médicos, como prescriptores, nos convertimos muchas veces en los colaboradores necesarios de dichas irregularidades.
        En cuanto a lo que comentas, puestos a escoger entre un mundo sin industria farmacéutica o un mundo sin enfermedades, nosotros, como tú o como, supongo, cualquiera, preferiríamos un mundo sin enfermedades, claro. Lo curioso es que, gracias entre otras cosas al buen marketing de la industria farmacéutica en lo referente al “disease mongering”, vivimos en un mundo en el que cada vez podemos disfrutar de más y más enfermedades…
        En fin, que gracias por responderme. Sólo aclarar que, con más o menos humor, de estas cosas siempre hablo en serio.

        Un saludo.

        P.D.: por si pudiera interesarte, te dejo un enlace a un artículo que escribimos acerca de la relación entre la industria farmacéutica y la psiquiatría, nuestro campo de trabajo:

        http://postpsiquiatria.blogspot.com/2011/04/mercaderes-en-el-templo-hegemonia-del.html

        Me gusta

  10. rafabravo dijo:

    No entiendo mucho cosas de esta entrada- lenguaje demasiado criptico para mi- y tampoco comparto algunas cosas que escribes en este post, pero me encarta ver algo aire fresco entre tanto estalinismo blogosferico Por una blogosfera libre de sectarismo, ideologías y simplezas
    Saludos

    Me gusta

    • disparibus dijo:

      Gracias, Doctor, me encanta que no esté de acuerdo, así tengo alguien más a quien llevar la contraria. Me tomo como un halago lo del aire fresco, y trataré de ser más claro en el futuro. La idea fundamental era que los árboles de las denuncias de lo ilícito, ilegal e ilegítimo que ocurren en toda actividad humana, a veces no nos dejan ver el bosque como un conjunto en que hay muchas cosas positivas también.
      No sé si me he explicado o lo he encriptado más aun. Por otra parte, algún comentario ha llevado el tema al post anterior, y a lo mejor eso también dificulta que se entienda.
      Encantado de tenerle por aquí, y hasta más ver.

      Me gusta

  11. Pingback: Meditación Intrascendente | Cæteris Disparibus

  12. Pingback: Arraigo (III) | Cæteris Disparibus

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s