Alguien pagará por nosotros cuando…

Visión MUY personal del gasto sanitario por persona, de lo que he entendido de Xu, o de IbernNo vamos a ser demasiado brutos (o cenizos, para los que crean en el mal fario) por ser la segunda publicación en el Blog, pero seguro que todos podríais parafrasear la célebre película, y finalizar la frase.

Es una de tantas ideas a las que andamos dándole vueltas un cierto tiempo ya. Recientemente, un post del profesor Pere Ibern en su blog (no seáis reacios a leerlo por el idioma original: ¡El Blog lleva traductor incorporado!), motivó que uniera ciertas ideas al respecto. El Profesor Ibern cuantificaba el gasto promedio total en servicios sanitarios en unos 81.000 € en el caso de los hombres, y 112.000 € en el de las mujeres, a lo largo de toda la vida, en un entorno geográfico concreto.

Diez mil Euros arriba o abajo, a la mayoría de nosotros eso es lo que nos va a costar “morirnos”. Si tenemos en cuenta que en nuestro entorno, la asistencia sanitaria es un Servicio Público que se financia de nuestros impuestos, y hablando en promedios muy simplificadores (y por lo tanto, bastante incorrectos), podríamos estar unos 20 años de nuestra vida laboral pagando impuestos sólo para nuestros cuidados de Salud. Echamos cuentas de lo que gastamos en nuestra educación, el acceso a comunicaciones y transporte públicos, etc. y veremos que la vaca da «muy justa» para repartir tanta leche. Ya si la cuenta se hace con féminas, que dicen que ganan menos, y el gasto es mayor…

Un pequeño detalle a no soslayar del comentario del Profesor Ibern es que la mayor parte de ese gasto se acumula al final de la vida (con independencia de si llegamos a viejos o no). Me ha hecho recordar los ya clásicos trabajos de Xu et al, de los cuales enlazo con un interesante y bastante completo resumen disponible en la Web de la OMS. La gráfica que encabeza esta publicación es una (otra) simplificación de estos conceptos. Estas dos ideas principales, me gustaría resumirlas en cuatro conceptos clave:

  1. Tenemos la gran suerte de disfrutar de un sistema de cobertura sanitaria que a la mayoría nos protege en los momentos de mayor aflicción, y debe ser responsabilidad de todos mantenerlo, porque malamente podríamos darnos una cobertura similar a nosotros mismos si dependiera sólo de nuestro bolsillo.
  2. Como bien dijo el Dr. Bonis (¿pronto profesor también? ;)) en una de sus escuetas entradas: el envejecimiento no es causa del aumento del gasto sanitario, éste aumento se relaciona mejor con otros factores (por ejemplo: la tecnificación), y con el final de la vida, acontezca dicho final -o no- en la vejez.
  3. En muchos casos, si la desgracia se ceba en nosotros, y en el sistema que nos mantiene vivos, el gasto que generaremos consumirá lo previsto para toda nuestro bloque de viviendas, o incluso el de toda la manzana; total, para que ya sepamos cómo acaba la película…
  4. En estos tiempos de cambio e incertidumbre que se avecinan, bueno sería que entre todos mantuviéramos la calma y que las llamadas a la responsabilidad que llegan desde diversos ámbitos sean atendidas por quienes deben responder a ellas.

Dicho de otra manera, a poco que nos despistemos, no ganaremos dinero en nuestra vida para sufragar el coste de morirnos, alguien seguirá pagándolo por nosotros después. Es un amistoso homenaje a todos los queridos pacientes que han osado esgrimir el “para eso pago” alguna vez.

Para finalizar con algo de música, recordaremos al autor de la Banda Sonora Original de la película que “casi” titula nuestro post, pero en otra faceta más nostálgica, en un espacio abierto de libertad e imaginación que bla, bla, bla…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Gasto Sanitario y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Alguien pagará por nosotros cuando…

  1. Juana dijo:

    Es decir, que el miedo a la muerte y su negación nos sale por un pico …. ¿no? …. debería ser obligatorio integrar la muerte en nuestro sistema educativo, en nuestra sociedad, en nuestra vida, en …. todas partes, pero sobre todo en el sistema sanitario y sus trabajadores.

    Me gusta

  2. disparibus dijo:

    Lo has clavado, Juana; tiene que haber un término medio entre el miedo y la lejana esperanza en que educaron a nuestros padres y el vivir como si algunas cosas no fueran a suceder nunca, o se pudieran postponer indefinidamente a base de un dinero que no está claro que vayamos a tener.
    Gracias por comentar y disculpa el retraso, necesito adquirir nuevas rutinas 🙂

    Me gusta

  3. Javier The Bald dijo:

    La solidaridad en la muerte como leit motiv de la financiación sanitaria… mmm… no, definitivamente no me parece un slogan con tirón…

    Me gusta

  4. disparibus dijo:

    Pues hay que elegir muerte al menos una vez en la vida, Javi, que de susto en susto, nos puede llegar la ruina 😉 Un abrazo y gracias por venir.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s